Fuerza de voluntad para adelgazar



¿Te es muy difícil no comer esas donas azucaradas o esas rebanadas de pastel, por más que te has prometido ya ni un pedazo de esos alimentos u otros de su tipo? ¿Te gustaría tener una fuerza de voluntad para adelgazar inquebrantable?


En este post, te diré cómo dominar tus ansias por comer eso bocadillos y alimentos que sabe te hacen engordar.

De seguro has intentado, sin conseguirlo, eliminar esos bocadillos de tu dieta diaria porque estás consciente de que son muy perjudiciales para tu cintura y otras partes de tu cuerpo, adonde van a acumularse las calorías indeseables y que tu organismo no quema. 

Te voy a revelar secretos para ayudarte a darle un puntapié a esos malos hábitos alimenticios que de seguro acarreas desde hace muchos atrás. 

Y te digo que, de veras, lo lograrás si pones en marcha los tips que aquí te voy a dar. 

Esto secretos que hoy te revelo, lo usé para construirme una fuerza de voluntad para adelgazar de hierro, indoblegable antes mis deseos por consumir comida que me hacía engordar.

Pude deshacerme de los hábitos ansiosos que me empujaban todos los días a comprarme un paquete de donas azucaradas, comer una gran pieza de pan en las noches y a consumir gran cantidad de tacos grasientos, con unas ganas locas que me dejaban con un estómago repleto que casi me impedían doblarme.

Y después, el remordimiento de cómo fue posible de haberme comido todo eso.

Pero con el tiempo y tenacidad, pude dejar todo eso atrás, para sustituir esos hábitos dañinos por unos más benéficos que me ayudaron a disminuir las tallas de mis camisas y a recuperar mi salud, que de seguro se iba a arruinar de haber yo seguido regularmente consumiendo comida chatarra y platillos grasosos.

Pero logré, decía, una fuerza de voluntad para adelgazar, indomable.

Si pude obtener las fuerza para no sucumbir ante los antojos con harto contenido de calorías, tú también puedes conseguirlo.

Al igual que yo, también tienes un cerebro que ayuda a controlar nuestros decisiones, únicamente hay que forzarlo a dominar aquellos impulsos que nos llevan a deglutir alimentos que, después de saborearlos, nos hacen sentir con un sentimiento de culpa hacia nosotros, precisamente por no haber sido capaces de decir NO, no quiero, no voy a comer esas donas, esos panes, esos pasteles, esas gorditas de chicharrón. 


Sigue leyendo y vas descubrir cómo logré una fuerza de voluntad para adelgazar, que me ha ayudado a estar siempre en buena forma física y con una salud buenísima.




Fuerza de voluntad para adelgazar



Lo que hice para dominar mis ansias por comer




Como comentaba en otra entrada, de jovencito era yo gordito. Pero de pronto, no me acuerdo cómo, llegó a mis manos una revista de temas deportivos, donde leí un artículo que me ha ayudado desde entonces, a controlar mi manera de comer.


Mencionaba ese texto que las dietas relámpagos son muy perjudiciales para la salud y para mantener una buena figura corporal.

Explicaba el artículo que, al cabo de  pocos días que dura el régimen restrictivo de alimentos, la persona sometida a ese tipo de dieta vuelve a comer igual que antes y quizá con más ímpetus, con lo cual, algunas semanas después recupera el peso perdido y comienza a acumular otros kilitos de más –es lo que se conoce como “efecto rebote” en las dietas y que abordé en el post Dietas milagrosas para adelgazar-.


¿Entonces, cual es el camino a seguir, para conservar una buena salud y apariencia física? 

Lo que aprendí de ese artículo que tanto me ha beneficiado hasta mis 53 años, te lo voy a compartir, para que tú también, al igual que yo, logres una poderosa fuerza de voluntad para adelgazar, la cual te va a llevar a conseguir un buen cuerpo y una salud excelente.

Uno de los secretos para no engordar y conservar una figura física, es la combinación de ejercicios y una alimentación balanceada. Suena sencillo, pero a veces resulta difícil seguir este tip. Este tema también lo traté en Ponte En Forma [Secretos Para Lograrlo]


Lo que ahora quiero compartirte es el método que te ayudará a no permitir que tu fuerza de voluntad se vea doblegada en el momento que tengas a tu alcance esos panes, las galletas, los helados, las quesadillas y otros bocadillos que poco te nutrirán e irán a parar en más gramos en tu cintura, tus mejillas u otras partes de tu cuerpo.


La fuerza de voluntad no nace con nosotros, se adquiere. 


Hay unos pequeños trucos que inciden en el cerebro, los cuales llevan a amacizar la fuerza de voluntad. Aquí está uno de esos recursos:


Fuerza de voluntad para adelgazar: cómo se construye



Antes de dormirte, acostada/o, haz tres respiraciones profundas, inhalando por la nariz y exhalando por la boca. Esto te relajará. 


Después repite mentalmente lo que harás al día siguiente respecto a tu alimentación. Por ejemplo, si tu debilidad es el consumo diario de pastelillos, entonces, con los ojos cerrados, repite mentalmente algo como esto: “Soy una persona con mucha fuerza de voluntad, mañana no voy a comer ningún pastelillo, ni nada que perjudique mi cuerpo; en lugar de eso, voy comer más verduras, frutas y alimentos que tengan un mínimo de grasa”. 

Repite el proceso, cuando te despiertes. 

Eso te ayudará. 


En la imagen la chica se concentra para adquirir fuerza de voluntad. La mujer, las manos cubriendo el rostro, acostada, viste ropa del mismo color de su cabello, negro. Su piel clara contrasta con los colores oscuros.
Fuerza de voluntad para adelgazar
Adquiere fuerza de voluntad rechazando mentalmente alimentos no saludables


Para lograr tu objetivo de no ingerir esos alimentos que te es difícil rechazar, consigue alguna manzana, pera u otra fruta, y llévala contigo. 

Cuando se te antoje ese bocadillo irresistible, pero dañino para tu salud y buena figura corporal, sacas esa fruta y la empiezas a comer. 



Los comienzos de la fuerza de voluntad para adelgazar



Tal vez, los primeros días falles en lograr una poderos fuerza de voluntad para adelgazar;  no te desanimes.

Si la tentación te obliga algún día a llevarte a la boca ese alimento que has prometido no consumir, considéralo como si fuera un tropiezo, vuelve al método que has puesto en marcha, y veras que al paso de las semanas tu fuerza de voluntad se irá haciendo indoblegable hacia esos bocadillos perjudiciales. 

Estos tips que aprendí en ese texto que leí en mi juventud, te ayudarán también a ti a lograr un buen físico y una excelente salud. En el próximo post te voy a compartir más tips para lograr una eficaz fuerza de voluntad para adelgazar.

Lee más de otros trucos respecto a cómo  tener Fuerza de voluntad para adelgazar.



Quizá también te interese leer:

Lo que no te dicen de las dietas y que deberías saber.


Enfermedades por obesidad, cómo evitarlas.

No Te Pierdas Mis Trucos y Consejos Para Adelgazar. ¡Apúntate Ya, Aquí!↓

Duda, Comentario o Consulta, Hazla Ya Aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *